El gran dilema para los jóvenes: Comprar o alquilar

Las nuevas generaciones, en líneas generales, se han mostrado más proclives al alquiler que por la compra de la vivienda, una de las prioridades para un buen número de españoles durante décadas. La crisis económica y el pinchazo inmobiliario en España han complicado aún más la decisión de los jóvenes a la hora de optar por una vivienda y bajo qué fórmula

La situación laboral y los menores ahorros de los jóvenes también son dos condicionantes en el momento de tomar una decisión de este tipo. Para facilitar el acceso a una vivienda, tanto en régimen de alquiler como en propiedad, el Gobierno ha elaborado un nuevo Plan Estatal de Vivienda que entro en vigor en el año 2018  y abarca hasta 2021, destinado a los jóvenes menores de 35 años en el momento que realizan la solicitud. En el caso de que se opte por la compra de una vivienda, hay que cumplir una serie de requisitos, ya que las ayudas son de hasta 10.800 euros, con el límite del 20% del precio de adquisición. La unidad familiar que se acoja a estas ayudas debe tener unos ingresos inferiores a tres veces al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Por tanto, los ingresos anuales serán inferiores a los 22.558,77 euros según el IPREM actualizado de 2017 y se tendrán en cuenta los ingresos brutos anuales de la última declaración de la renta presentada.

Además, la vivienda comprada debe convertirse en residencia habitual y permanente durante un mínimo de cinco años. El valor de compraventa de la entidad debe ser inferior a 100.000 euros y debe estar situada en un municipio de 5.000 habitantes o menos. El Gobierno también busca con este plan frenar la despoblación que se sufre en las zonas rurales. Por último, los solicitantes no deben ser propietarios de una vivienda en España o tener alguna en usufructo.

El gran dilema para los jóvenes: Comprar o alquilar

Algunos requisitos son muy similares para las ayudas al alquiler, aunque algunos otros pueden ser menos duros para los jóvenes que opten por esta modalidad para acceder a una vivienda.
Al igual que en el caso de las ayudas para la compra, la unidad familiar debe tener unos ingresos inferiores a tres veces el IPREM y con las mismas condiciones antes indicadas para la adquisición de la vivienda. Las ayudas cubrirán hasta el 50% del alquiler mensual, siempre que el importe sea igual o inferior a los 600 euros, aunque en algunos casos justificados el precio del alquiler puede elevarse hasta los 900 euros.

¿Comprar o alquilar?

La ayuda al alquiler tendrá un plazo de tres años y durante este tiempo la vivienda alquilada debe de ser la residencia habitual y permanente de los solicitantes de las ayudas de este plan estatal que, como en el caso de compra, tampoco pueden ser propietarios de una vivienda en España.

Con estas condiciones para optar ayudas, algún joven podrá tomar una decisión al dilema de si adquiere una vivienda u opta por el alquiler de una casa.
En estos casos, los jóvenes deberán sopesar el coste de un alquiler y las posibilidades de hipotecarse para la adquisición de una vivienda.

 

Leave a Reply